Prainhas do Pontal do Atalaia

Prainhas do Pontal do Atalaia es el nombre que llevan dos pequeñas playas que en marea alta quedan separadas por una piedra, ubicadas en las afueras de Arraial do Cabo.

Para llegar se debe salir de la ciudad en dirección al Pontal do Atalaia y seguir un poco más por el camino empedrado hasta llegar al ingreso al lugar, donde cobran 10 reales por dejar el auto estacionado durante todo el día. El único acceso terrestre a la playa es utilizando una larga escalera de madera que desciende directamente en la playa, y como hay un único camino de acceso a esa escalera, se recomienda llegar temprano, caso contrario el auto quedará estacionado muy lejos de la escalera (a veces hasta 3 kilómetros) y será necesario ir caminando todo ese trecho, bajo el agobiante sol brasileño. Incluso si hay demasiada gente, directamente se impide el acceso de más autos.

Vista desde el barco

Hay dos alternativas marítimas para llegar. La primera es mediante alguna de las famosas excursiones en barco, que visitan diferentes playas de la zona. La segunda es mediante un barco-taxi. La enorme cantidad de barcas con excursiones que se acercan a la playa, y los molestos ruidos de gritos, silbatos, motores empañan un poco la belleza del paisaje y destruyen la tranquilidad de una playa de difícil acceso. Muchas veces los barcos le tocan bocina a la gente que esta en el mar para que se corra. Hay un abuso de explotación de esos paseos y sus descensos en estas playas que definitivamente arruinan la experiencia, y de a ratos transforman la estadía en una de las mejores playas de Brasil en un verdadero fastidio. Es recomendable quedarse lejos de la zona en que desciende la gente de los barcos, para atenuar un poco ese fastidio.

La playa en sí es verdaderamente hermosa, muy similar a Praia do Farol, ya que está frente a la Isla de Cabo Frío. La arena es fina y blanca, el agua es transparente y un poco fría, pero meterse es un enorme placer, en especial después de la larga caminata de acceso. Alquilan sombrillas y hay varios lugares para comprar comidas y bebidas, pero no hay baños de ningún tipo. Los precios son similares a los de las otras playas de la zona.

Lo inhóspito de su ubicación también le dan un encanto especial, solo se observa naturaleza, mucha vegetación, su agua cristalina y ningún edificio ni rastro de la mano del hombre cerca de la playa.

Es una hermosa playa, que si no fuera por su temperatura un poco fría, no tiene nada que envidiarle a una playa caribeña.

Mapa:

 

Arraial do Cabo en Lugares Geográficos

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *